9 abr. 2014

Como usar plástico mágico


Hola!!! una semanita mas por aquí, cada día que pasa me mas gusta esto del blog, me pone muy contenta poder compartir mis locuras. El fin de semana nos quedamos sin Internet en casa y el 3G por aquí en lo alto de la montaña como que no va muy bien, así que estuve desconectada de la red, la verdad fue muy raro y pero no estuvo del todo mal, aproveche para hacer lluvia de ideas para futuros post, tejí y mucho, organice papeleo para esta semana, me puse al día con las series de tv y leí, que el tiempo no lo desaproveche ni un segundo. El marido esta libre hoy por lo que como siempre aprovechamos para hacer mil cosas, del papeleo estoy hasta el gorro, mañana mas y peor, ya no le veo fin jijijiji.

Hoy quiero por fin contarles acerca del bendito plástico mágico, que lo vengo diciendo casi casi desde que empecé con el blog, y es que llevo un tiempo jugando con este material que amo y odio a partes iguales, ¡¡¡no!!!, mentira, lo amo mucho mas, lo que pasa es que tiene su chiste usarlo para que quede perfecto, pero una ves que sabes bien que si y que no hacer es lo mas maravilloso y (obvio) mágico que existe.


El plástico mágico no es otra cosa que poliestireno, es el plástico que se utiliza en recipientes de comida para llevar y vasos de plástico, lo reconocerán si ven en un cacharro de estos el numero 6 encerrado en un triangulito, pero mejor lo usamos para hacer manualidades que es mas divertido. La magia viene cuando sometemos este plástico al calor, pues reduce siete veces su tamaño y se vuelve gordito.


Para hacer estas cosas maravillosas si que se puede usar los cacharros de la comida, aunque yo en lo personal nunca lo he utilizado, lo que utilizo son unas hojas que comercializan con el nombre de "shrinkles" y tienen una linea muy completa. Estas hojas de plástico se pueden encontrar de varios colores en tonos pastel, rosa, azul, verde, amarilla, y en los clásicos, transparente, blanco negro y frosted (que es algo entre blanco y transparente), y es el que mas me gusta, también tienen una hoja especial, de color blanco en la que se pueden imprimir directamente los diseños.


Esta manualidad es ideal para hacer con los niños, tengo una ganas locas de que mi niña me haga unos garabatos y me pueda hacer un collar o unos pendientes con su "diseño", lo que mejor funciona para dibujar son los lápices de colores, si queremos usar rotuladores tienen que ser PERMANENTES, cualquier otro tipo de tinta se borra o peor aun se mezcla y puede arruinar el diseño.

Tanto los colores como los errores resaltan después de que el plástico pasa por el horno, hay que tener mucho cuidado también al cortar, el plástico es tan fino que se rasga muy fácil, cuando se hornea se une, pero la raja se ve y no queda bonito.

Lo que mas hago con el plástico mágico son abalorios o "charms" para colgantes, llaveros, pendientes, etc., por lo que tenemos que hacer la perforación antes de hornear y sobre todo tener cuidado donde se va hacer para que no quede muy frágil o estropee el dibujo.

Cuando tengamos listo nuestro dibujo, ya coloreado, recortado y perforado toca hornear, hay que precalentar el horno a 160º C, en una bandeja colocamos un trozo de papel aluminio y sobre este nuestros dibujos, metemos al horno por unos segundos, creo que el proceso no tarda ni un minuto, al principio verán como empieza a retorcerse y doblarse, pero de pronto, el dibujo vuelve a su posición ya gordito, con cuidado lo sacamos del horno, si vemos que esta un poco encorvado este es el momento para presionar con ayuda de un trocito de madera (por ejemplo) y ponerlo completamente plano, después cuando se enfríe será tarde, aunque dicen por ahí que lo puedes volver a hornear. También se puede usar una pistola de calor, como las del embossing que se usan en scrapbook y he leído que con un secador de pelo, aunque al menos con el mío nada de nada. También es buena idea dejar ventilar el horno después de andar jugando para que se pueda ir cualquier olor que quede.



 Aun no he hecho nada "en serio" mas bien he estado probando y jugando, hice una huella del pie de mi niña, pero la hice con tinta normal de sellos y por mucho que la deje secar y hornee nunca termino de adherirse bien y despintaba, intente darle una capa de brillo pero fue peor, de hecho a todo lo que le ponía brillo termina estropeado, el mod podge tampoco sirve, lo único que mas o menos funciona es la cola blanca que lo protege pero no le da mucho brillo.



Si se tiene mucho cuidado se pueden usar rotuladores normales, (aunque no lo recomiendo), ya que después de hornear si secan del todo; otra cosa a tener en mente es que muchas veces al colorear sin darnos cuenta nuestros dedos o la mano pueden ensuciarse y aunque sea una cosa mínima si mancha el plástico ya valió gorro, pues aunque borremos o limpiemos y a simple vista parezca que no ha quedado huella alguna, después del horneado aparece buuuuu.

Con los recortes que van sobrando me gusta escribir pequeños mensajes, así el detalle no podría ser mas personalizado, así le hice un llavero al marido el día del padre.

Por cierto, cuando se usan las hojas transparentes no hay de otra que colorear con rotuladores, y si usan la hoja especial para impresoras tengan mucho cuidado con la imagen o mejor aun la foto que elijan, tiene que ser de bastante buena calidad y sencilla, las que yo hice salieron mas oscuras que na. Bueno los dejo que ya es tardísimo y me voy a terminar de leer los pocos capítulos que me quedan del libro de turno, que mañana hay que entregarlo a la biblio, muaks.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus comentarios, estaré encantada de leerlos y responder