24 ene. 2014

Reciclando


Hace un mes más o menos nos cambiamos de piso y fue la ocasión perfecta para tirar un montón de cosas y papeles viejos, mi marido feliz de la vida de quitarse tanto trasto de encima, peeeero hubo unas cosillas que quise conservar para darles un nuevo aire.

Una de ellas era un organizador de escritorio de Ikea, de madera, color natural y que ya ni si quiera lo venden. En un principio cumplió con la función para la que fue creado, mis bolígrafos y lápices bien organizados, hojas de papel, libretas, pegamentos, tijeras, perforadora, bueno y no sigo que no acabo, por supuesto se me quedo chico y todo eso fue a un lugar mejor, el pobre organizador pasó meses y meses abandonado a su suerte y con la amenaza constante de ser desechado, lo bueno es que yo le veía potencial, ¿de que? quien sabe pero ahí seguía.

Total que con la mudanza y con la alegría de por fin tener terraza, nos hemos vuelto muy green power (es que antes pues donde verdad) y el organizador se convirtió en un macetero-llavesero para la entrada de la casa, un poquito de pintura por aquí, washi tape por allá y claro la tierra y las plantas, quería algo que fuera resistente y pensé ¡CACTUS!, pero que se me atraviesa una orquídea en el camino, no me pude resistir. Ahora todos conviven en maravillosa armonía y son los guardianes de nuestras llaves.

Esta foto del "antes" la saque de otro blog por que como soy un poco atrabancada  no se la tome, ademas pueden ver lo que aquí hicieron con el y también es una gran idea.

 Visto aqui


Y asi es como finalmente quedo el mío 


¡Haaaaa, que me gusta mucho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tus comentarios, estaré encantada de leerlos y responder